MISIÓN SIC

Los colegios SIC, Impulsan la formación de todos los  actores  de la comunidad, que unidos en un mismo fin, construyen  comunidades de aprendizaje y de fe interconectadas; una  Comunidad donde alumnos, profesores, personal de apoyo, padres de familia y hermanas SIC, buscan y hacen presente  el bien común,  con un enfoque en la persona en un ambiente escolar de familia, de Fe;  un ambiente de aprendizaje y para el aprendizaje, con un clima organizacional que se identifica por una comunicación asertiva, cordial y de bondad; un ambiente que iluminado por los valores, impulsa la formación  de los alumnos y todo el personal, con altas expectativas, con metas claras y alto grado de motivación, que inspira y construye el proyecto de vida ; una comunidad donde se impulsa el desarrollo de  las competencias del S.XXI, donde los valores se hacen vida,  se construye una cultura de colaboración, de cordialidad y de constante innovación mediante el uso de las tecnologías

VISIÓN SIC

Los colegios SIC, inspirados en un carisma congregacional, cuya esencia está encarnada en el Misterio de “hijos de Dios y Miembros del Cuerpo Místico de Cristo” , se visualizan  como Comunidades de Aprendizaje y de fe interconectadas, donde se  encarna y establece una cultura de relaciones interpersonales sanas, de  colaboración, fraternidad, bondad que los convierte en instituciones de excelencia educativa, que forman a sus alumnos en altas expectativas, autonomía en el aprendizaje, innovación,  y valores que les permita  una formación permanente,  que sea parte integral de su proyecto de vida, para que como miembros activos, positivos, colaborativos y creyentes,  busquen incasablemente el bien común en su entorno, en su  Patria,  en la Iglesia y sean felices.

VALORES SIC

  1. Fe
  2. Caridad 
  3. Sencillez                     
  4. Humildad   
  5. Pureza                                                            
  6. Alegría
  7. Abnegación
  8. Obediencia
  9. Servicio
  10. Honestidad
  11. Respeto
  12. Amor a Dios y a la Sma. Virgen Inmaculada.

Viviendo estos  valores en nuestros centros de apostolado, logramos los siguientes frutos: Respeto,  diálogo, perdón, aceptación, superación, responsabilidad, oración, reflexión, formación espiritual, docilidad, confianza,  entusiasmo, ambiente fraterno, servicio, colaboración, compromiso, comprensión y  excelencia humana